lunes, 18 de abril de 2016

La curva del olvido

Todos sabemos que la memoria es una parte fundamental en el proceso de aprendizaje. De hecho Bayas (2009) dijo "el aprendizaje depende de la memoria para su permanencia y, de manera inversa, la memoria no tendría contenido si no tuviera lugar el aprendizaje." 

La memoria es la retención del aprendizaje o mirándolo de otra manera, no aprenderíamos nada si no lográramos memorizarlo. 

En el proceso de memoria se dan tres pasos: 

1. La forma de que los conocimientos lleguen a nosotros es el registro sensorial, ya que es por medio de los sentidos que nos ponemos en contacto con lo que estamos aprendiendo.

Si en el primer estadio del registro no se realiza algún tipo de repaso de la información, después de un lapso de 3 segundos ésta se olvida.

Si se realiza un repaso, puedo estar almacenada por corto plazo, pero el recuerdo no durará más de aproximadamente 30 segundos. Esta es la memoria a corto plazo.

2. Memoria a corto plazo. Esto viene a ser como un pantallazo que se queda impregnado en nuestra visión de lo que acabamos de ver o un eco que retumba en los oído de lo que acabamos de escuchar por unos pocos segundo.

3. Si se presentan ciertas acciones que impliquen un repaso de la información, puede pasar a ser almacenada en la memoria a largo plazo.

Con respecto a esto, el filósofo alemán Ebbinghaus planteó la teoría de La curva del olvido de acuerdo a un experimento realizado en el que le pedía a un grupo de personas que memorizaran una serie de sílabas sin sentido.

Llegó a la conclusión de que un 75% de lo aprendido era olvidado en sólo dos días. Si se realizaban repasos de lo que había sido aprendido, esta curva iba disminuyendo de la siguiente manera:


  •   Realizar el primer repaso 2 días después se recuerda aproximadamente 20%.
  • Segundo repaso 6 días después, 60%.
  • Tercer repaso 14 días después, 80%.


Los intervalos de los repasos pueden hacerse cada vez más largos sin que se pierda la eficiencia. Algunos autores inclusive recomiendan que estos intervalos se hagan lo más amplio posible para disminuir el esfuerzo y el tiempo empleado. (Dempster 1987, 1988, 1996)

Etchepareborda (2005) nos da unas pautas de trabajo:

  • Procurar que intervenga el mayor número posible de sentidos a la hora de procesar los datos, realizando un proceso multisensorial.
  • Evitar lo máximo posible las interfecciones externas, creando un entorno adecuado, facilitando así la capacidad de concentración.
  • Relacionar los elementos a aprendder con los ya adquiridos para darles mayor significado (aprendizaje significativo).
  • Recuperar la informción fraccionada, de adelante hacia atrás y viceversa, comprobando casa cierto tiempo nuestra capacidad de memorizar. 
En las siguientes reflexiones estaremos hablando de algunas técnicas de estudio que pueden ayudar a los estudiantes a realizar esta serie de repasos que los ayuden a memorizar.